Resultados peores que los de Fox

Resultados peores que los de Fox

Por Juan Campos Vega

Calderón establece el Impuesto Empresarial a Tasa Única (ietu); el Impuesto a los Depósitos en Efectivo (ide), y, según el Servicio de Administración Tributaria (sat) amplía el número de contribuyentes: personas físicas y trabajadores, 57.7 por ciento; personas morales 37.6 por ciento.

Antes de la crisis internacional de 2008, funcionarios del gobierno federal afirman que sus efectos podrían ser sorteados en México. Calderón expresa, en septiembre de 2008, que normalmente cuando a Estados Unidos le da la gripe, en México le da pulmonía, pero no ahora que México es más capaz de superar esta situación difícil.

Meses después, el gobierno tiene que reconocer el impacto de la crisis en la economía mexicana. Los datos oficiales exhiben las consecuencias negativas para el crecimiento económico y el empleo, el incremento del trabajo informal, la pérdida del poder adquisitivo de los salarios y el daño a las finanzas públicas y privadas. El Banco de México lo atribuye a la enorme dependencia de México respecto de Estados Unidos, y un organismo privado dice que México es uno de los países más afectados por lo que sugiere revisar nuestra dependencia respecto de la economía estadounidense.

—La deuda externa del sector público federal es de 25 mil 726 millones de dólares (crece 130 por ciento), la interna es de 3 billones 862 millones de pesos (aumenta 122 por ciento), y la total de 422 mil 503 millones de dólares, como porcentaje del producto interno bruto (pib) aumenta a 33.4 por ciento, porcentaje cercano al obtenido por Salinas de Gortari y superior a los de Ernesto Zedillo y Vicente Fox.

—La inversión extranjera directa (ied) suma 132 mil 600 millones de dólares; la estadounidense y española disminuyen a 41.6 y 12.7 por ciento respectivamente, lo que refleja los efectos de la crisis por la que atraviesa la economía mundial.

—El pib aumenta 1.93 por ciento; la caída de -5.95 por ciento de 2009 por los efectos de la crisis, influye en esta pobre tasa de incremento.

—La situación de la población económicamente activa (pea), de 2008 a 2012, repite el desempleo de los años 1983 y 1984 debido a la crisis de la deuda, y de 1995, después del “error de diciembre” de 1994. En el sexenio del “presidente del empleo”, el desempleo se incrementa en forma que no se había presentado en alguno de los gobiernos neoliberales.

—El salario mínimo real (smr) sigue perdiendo poder adquisitivo, aunque en porcentaje ínfimo, pasa de 23.36 a 23.28 por ciento en 2006.

—La inflación ya no crece mucho, lo hace a una tasa promedio anual de 4.28 por ciento, y acumula en el sexenio 28.51 por ciento.

—En cuanto al tipo de cambio, pasa de 10.88 a 12.99 pesos por dólar, el incremento es de 19.4 por ciento.

El fracaso de su política económica, no impide que Calderón favorezca a sus patrocinadores: el capital financiero internacional y la oligarquía del país, lo que agudiza la inequitativa distribución de la riqueza.

Las consecuencias de su política económica produce resultados peores que los de Fox, a los que se suman sus decisiones en materia laboral, el sistemático incremento al precio de las gasolinas, el diesel, el maíz y las tortillas, y en general, el incremento del costo de la canasta básica muy por encima de los aumentos salariales, lo que genera efectos negativos para las condiciones de vida de la población, que según datos del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (coneval), incrementan la pobreza y la miseria.

Pero eso no es todo, falta lo peor, el gobierno de Peña Nieto, que se empezará a analizar con detenimiento a partir del año próximo.

Back to Top