¿Homicidio o golpe al gremio de trabajadores de la salud?

¿Homicidio o golpe al gremio de trabajadores de la salud?

Por: Thalía Bernabé.

Oaxaca, Oax., abril 6 de 2018. El caso del pequeño que falleció durante una operación en el brazo, me genera sentimientos encontrados, pero lamentablemente este clima político de hoy también me da respuestas de lo que sucede.

Primero, mi hermana menor estudió medicina, todos en la familia la admiramos profundamente sobre todo después de haber terminado su preparación escolarizada pues inició su internado en el Hospital Civil, el cual (está por demás decir) tiene un millón de carencias. Sin embargo, las veces que mi hijo ha sido atendido ahí, la atención es muy buena y los médicos hacen lo que pueden con lo poco que tienen.

Yo no aguanto un día sin dormir, pero los médicos que están ahí deben superar jornadas de 24 horas de trabajo, en chinga, de pie y atentos, porque un error médico puede ser, literalmente, fatal. Algunas veces mi hermana llegaba frustrada, cansada, triste... Algunas cosas nos contaba, algunas otras, seguro, aún las guarda en su corazón y su cabeza por lo crueles que pueden llegar a ser. Y nosotros solamente podíamos darle ánimos, si se lamentaba por algún error cometido sólo podíamos abrazarla y decir que sí "un error lo comete cualquiera" "estabas cansada".

La preparación médica es difícil, dura, por ello creo que sólo las personas valientes logran superar esos retos y continuar con su preparación que además requiere de más de 10 años y de una actualización constante. Por ello estoy en contra de que el médico esté en prisión por homicidio doloso. Es irracional pensar que un médico se para en la mesa de cirugía pensando en asesinar a su paciente.

Segundo. Es imposible como madre, no ponerme en el lugar del otro, de la madre, el padre, la abuela del menor. Es muy difícil porque mi hijo es casi de la edad del Edwin y me frustra pensar que tal vez yo también quisiera justicia.

De ahí la complejidad del asunto, porque lamentablemente el Estado siempre se la juega a su favor. No es fortuito que el médico se encuentre preso por el delito de homicidio doloso. Recordemos que en los últimos meses a través de diversas reformas se ha tratado de desmantelar al gremio médico y de ahí se derivan una serie de manifestaciones, paros y demandas de los trabajadores.

Obviamente el gobierno no puede sugerir los mismos argumentos que sirvieron para romper con el Sindicato de Maestros, pero sí necesita criminalizar al gremio es por ello que de pronto, esta resolución tan veloz me genera sospecha, juzgar el médico como alguien que planeo la muerte del pequeño es absurdo para cualquiera, excepto para el gobierno, que a través de deslegitimar el quehacer médico quiere tener a la sociedad convencida de que los servicios de salud son ineficientes y quienes están en él son delincuentes.

Si bien, lo sucedido no fue en un hospital público, el médico sí es parte de un sistema público de salud, por lo cual es importante analizar críticamente lo que sucede.

Todas y todos deberíamos tener acceso a la justicia, porque si bien la familia quiere entender lo que sucedió, también el médico debe tener la posibilidad de defenderse e, insisto, la tipificación del delito se me hace absolutamente extraña.

El contexto

El 2 de abril del presente año, es apresado el médico traumatólogo Luis Alberto P.M., con base a la causa penal 88/2018, mediante la cual el Juez de Control de la región de los valles centrales de la entidad oaxaqueña, lo vincula a proceso por el delito de homicidio con agravante de responsabilidad médica, cometido contra el menor de 3 años, de nombre Edward N.

El niño es ingresado el 26 de noviembre de 2017, a un hospital particular, cambiado a otro por falta de equipo en el primero.

La causa del deceso del infante, según información del abogado de la familia del menor, es la aplicación de un medicamento no anestésico, no estipulado en el expediente.

Es necesario señalar que el médico es, también, trabajador del sector público de salud.

Back to Top