El pueblo venezolano rechazó el llamado a paro nacional

El pueblo venezolano rechazó el llamado a paro nacional

La oposición venezolana ha recurrido al llamado a paro nacional en una nueva ocasión, como medida de presión para que el gobierno nacional acate sus presunciones. Escenario que el país vivió el 2 de diciembre de 2002, cuando Fedecámaras hizo una convocatoria de paro de 24 horas.

El paro nacional de 2002, o Paro Petrolero, inició el 2 de diciembre y se extendió hasta convertirse en una huelga indefinida en plena temporada decembrina. Los sectores de oposición y toda la sociedad afectada (empresarios, comerciantes, clase obrera y trabajadora), recibían promesas de que la huelga sólo duraría unos días hasta lograr la renuncia de Chávez, renuncia que no llegó.

A esta huelga se plegaron además de la empresa del patronal de Fedecámaras, los sindicatos afiliados a la Central de Trabajadores de Venezuela y los directivos de Petróleos de Venezuela (Pdvsa), así como sus gerentes y grupos de trabajadores que abandonaron sus puestos de labor. 

La medida que impuso este sector venezolano acarreó grandes daños al país, el plan desestabilizador de la derecha causó pérdidas económicas, escasez de alimentos, de gasolina, de insumos de toda índole, pérdida de actividades académicas en todos los niveles y también incremento el desempleo y el comercio informal.

El paro de 2002 fue un fracaso para los dirigentes que hicieron ese llamado al no cumplirse su objetivo inicial de la salida del líder de la Revolución Bolivariana Hugo Chávez. Es recordado por el impacto negativo que dejó en nuestra población, en el ámbito político, económico y social, los venezolanos y en particular a los residentes de las grandes ciudades, sufrieron por esta medida.

El llamado Paro Petrolero se extendió por 64 días, el sabotaje buscó, en todo momento, la reedición de la situación de inestabilidad y golpe de Estado que se suscitó en abril de 2012, cuando entonces por espacio de 47 horas lograron derrocar al Gobierno Bolivariano. 

Reeditando las acciones desestabilizadoras del año 2002, los partidos de oposición reunidos en la autodenominada Mesa de la Unidad Democrática (MUD) convocaron a nuevas acciones para impulsar el referendo revocatorio y adelantar un juicio de responsabilidad contra el presidente Nicolás Maduro.

 Este viernes los grupos de derecha de Venezuela hacen de nuevo un llamado a paro nacional de 12 horas, para lograr la desestabilización de los poderes públicos y sus pretensiones de activar el proceso contra el mandatario venezolano. 

A diferencia del año 2002 la convocatoria a paro general fue rechazada por el pueblo venezolano que asistió a sus lugares de trabajo en total normalidad.

En declaraciones para el canal Venezolana de Televisión, el ministro del Poder Popular para el Trabajo, Oswaldo Vera, calificó el llamado a paro nacional por 12 horas como “un total fracaso golpista, cuya única intención era acabar con la Revolución”.

Vera expresó que el país se encuentra en total normalidad, que todas las empresas y los comercios del país, incluso Empresas Polar están laborando este viernes. Indicó que la clase obrera de Venezuela no permitirá que las empresas privadas acaten el llamado de la oposición venezolana.

“Lo que requiere el país es mayor trabajo en medio de la crisis económica, el papel de los trabajadores conscientes, es seguir avanzando para consolidar un nuevo el modelo productivo”, manifestó Vera.

Destacó que la oposición venezolana tenía previsto utilizar al sector privado como una herramienta, pero el Gobierno Bolivariano ha dicho que industria que se paralice será tomada por los trabajadores.


 Tomado de http://www.telesurtv.net/news/

Back to Top